Caballería Roja

CABALLERÍA ROJA

Leer los cuentos de Caballería Roja de Isaac Bábel es asistir a una revelación. La revelación de alguien que resulta ser a la vez un desgraciado guerrero y un milagroso poeta. La revelación de un país y una historia convulsionados. La revelación de eso que conforma la bajeza y la cima de los hombres.

El estilo utilizado en estos cuentos es como balas perdidas en la soledad de las estepas. Proyectiles modelados con la convicción del que vive frenéticamente porque sabe que pronto va a morir. Se trata de una prosa que goza del frescor de la noche en esas jornadas en que los hombres declinan sus armas, para luego dormir el hartazgo de los excesos cometidos.

¿Cómo no pensar en la muerte cuando se lee a Bábel? Ella huele a vómito, a orina, a mierda. Aunque tales fluidos son descritos como luminiscencias en medio de una realidad atroz. La muerte en Caballería Roja posee la exuberancia de esas frutas que se deben morder ya porque sino se llenan de gusanos. Y es que la protagonista en estas historias de cosacos asesinos y polacos y judíos aniquilados no es más que la hormigueante humanidad de siempre que palpita entre la noche de la guerra y el alba que se atisba pasadas las tinieblas.

Estas breves historias de guerra continúan, y acaso superan en intensidad, los cuadros épicos del Tolstoi de Guerra y paz y sus pinceladas narrativas sobre el desguace sangriento de Sebastopol. Las de Bábel se leen entre el terror y la felicidad, entre la melancolía y la rabia, entre el fracaso y la esperanza que suscitan los milagros con que a veces se viste la literatura.

En Caballería Roja, cuentos escritos durante la avanzada del ejército rojo para enfrentar la contrarrevolución blanca, todo es irremediablemente cierto. Bábel nos mantiene perplejos en la proximidad de esa muerte absurda y asquerosa a la que están destinadas las historias narradas. Porque en la guerra, que pretende justificar con heroísmo los crímenes, todo es grotesco e insensato. Sin embargo, ¿cómo negar que la guerra de Caballería Roja es una inmersión en heces perfumadas? ¿Cómo negar que estamos confrontados a los hedores que brotan de las expansiones violentas de esas ideas justas pero tiránicas que enarboló el comunismo? Ideas que defienden campesinos delirantes y analfabetas. Elementales hombres, por no decir inútiles – Prischepa, Balmashov, Apanásenko- que sienten que la historia les ha dado el turno para entrar en escena y arrasar entre risas, hipos y llanto, el equilibrio frágil de un orden imperante.

Bábel indaga con curiosidad en los vertederos de la sangre. Observa, con repugnancia y asombro, ese matadero incesante que llamamos Historia. De esa observación directa surgen los cuentos de Caballería Roja. Libro impar, por no decir único, como afirmaba Borges. Libro de donde brotan hombres que parecen pétalos de violetas destrozados por los pantanos de la sangre. Pétalos que este judío de Odesa supo oler y nombrar en medio del horror. Porque éste no ceja. Y no lo hará hasta que el hombre sea esa criatura descrita por Homero y Maupassant, por Tácito y Céline, por Voltaire y Grossman. Ese hombre que ocasiona las peores desdichas y sigue buscando con afán el aire de una brisa fugitiva.

  • My brother recommended I may like this website.
    He used to be entirely right. This put up actually made my day.
    You cann’t believe simply how a lot time I had spent for this information! Thank you!

  • Good post. I learn something totally new and challenging on sites I stumbleupon
    every day. It’s always helpful to read through articles from other writers and practice something from other sites.

  • Hi, after reading this remarkable article i am as well happy to
    share my experience here with mates.

  • The carafe is left hanging naturally, and you have to be extra careful in securing
    it on the brewer. The parts must go back in the unit with minimal
    logic with ease. It may also make instant soup and noodles, tea and hot
    choco.

  • Alcoholical wines for example like white or red wines, champagne otherwise spirits
    are generally perfectly-liked on business gatherings.
    For those who want to give something truly exclusive and precise, watch can be a perfect choice.
    If you are creative in planning to surprise your husband,
    he, more than likely, will be quite pleased with the specialness of your effort regardless of the size of your gift.

  • And here’s a good tip: if your bag’s cleaning instructions call for air drying in a
    tumble dryer, try throwing a few tennis balls in with
    the sleeping bag. With school books, notebooks, computers,
    video games, cell phones (not to mention snacks and water bottles), all having become “must have” items.
    Adult comfort – It is all well and good to have your baby comfortable, but
    if your back carrier is not comfortable then you will not be going far
    (or you will only be doing it once.